El dolor crónico puede convertirse en una condición debilitante, especialmente en las personas mayores. El tratamiento del dolor en los ancianos se complica por el hecho de que el 75% de las personas de 65 años o más padecen de 2 o más enfermedades crónicas, como enfermedad cardíaca, diabetes, enfermedad pulmonar crónica o artritis.

 

Generalmente, pensamos que el dolor crónico es parte natural del envejecimiento y que no hay otra opción más que soportarlo. Pero, desatendido, puede provocar problemas de salud física y mental y hasta empeorar el dolor. Si no se trata, el dolor físico constante puede causar depresión, ansiedad, problemas sociales, pérdida de apetito y sueño.

Muchos ancianos se sienten incómodos al hablar de su dolor, mientras que a otras les resulta difícil describirlo. Es un problema especialmente importante para ancianos que padecen demencia (enfermedad de Alzheimer) con dificultades para comunicar su experiencia del dolor por deficiencias cognitivas y lingüísticas.

Para el manejo del dolor crónico tenemos a nuestra disposición el método de enfoque biopsicosocial, donde se integran los factores biológicos, psicológicos y sociales; además del modelo de enfoque puramente médico, con tratamientos desde la fisioterapia hasta la medicación fuerte.

Cuando se siente dolor, un médico debe determinar su causa, tipo, intensidad, frecuencia, y recetar el medicamento más adecuado, porque además de los efectos secundarios de estos medicamentos, existen los peligros de la adicción.

Mantenerse activo físicamente es la manera más efectiva para vivir con dolor crónico.  Le permite tolerancia porque le quita la mente del dolor.

Las siguientes opciones de bajo impacto pueden ayudar a mantener un estilo de vida saludable y aliviar sus niveles de dolor y fatiga:

  • Respiración profunda / meditación
  • Reducción de estrés
  • Aumento de las endorfinas naturales (es decir, aromaterapia, risa, escuchar música)
  • Reducir el consumo de alcohol
  • Unirse a un grupo de apoyo físico o en línea
  • No fumar
  • Actividades (producción creativa: mantener un diario, scrapbooking)
  • Aprendizaje biofeedback – controlar las funciones de su cuerpo, tales como la frecuencia cardíaca
  • Comer una dieta sana y bien balanceada