Una persona de la tercera edad que tiene problemas de incontinencia puede sufrir bochorno y por consecuencia, aislamiento.  Asegúrese que este problema es tratado a través de suministros o medicamentos para la incontinencia.

Procure que comparta cenas con otros

Las oportunidades de compartir comidas con otros son eventos festivos y de gran valor social para nuestros envejecientes. Así tiene oportunidad de comer bien, compartir bochinches y reir. Compartir en mesa es de las actividades humanas de más deleite y una que de seguro brindará gran satisfacción y conexión a su ser querido.

Vale la pena el esfuerzo invertido en mantener a nuestros parientes envejecientes socialmente integrados. Se verá reflejado en mejor salud y buen ánimo. Es también buena idea hacer voluntariado en centros de envejecientes y compartir con otros.

Los contactos sociales tienden a disminuir a medida que envejecemos por razones como la falta de movilidad y la jubilación. Pero los familiares podemos contribuir a que nuestros envejecientes mantengan calidad de vida hasta el final.